31 mar. 2015

Sale más caro el caldo que las albóndigas…

@BarbaraCabrera

Los refranes son sabiduría popular acumulada a través del tiempo. Estas breves expresiones brillan por su contundencia y mensajes que incitan, invitan; que provocan a algo. Su andar evoca en cierta medida la cultura e idiosincrasia que caracteriza al mexicano, quien es un ser dicharachero y creativo.
En esta tesitura, en esta columna #Nornilandia lo que rifará son los refranes, y que conste en actas: Del tamaño del sapo será la pedrada y no crean que por ser una columnista seria le voy a echar mucha crema a mis tacos, diré las cosas como van; es decir, será ni muy muy ni tan tan
Este año, cuya principal característica es que es electoral, estamos invadidos/atiborrados de propaganda electoral y de promesas a veces huecas, a veces ilusorias, en ocasiones creativas, una que otra salvable. Aún así es preciso decidir en libertad para edificar en consecuencia.
Hablando de estos menesteres, el Gabinete de Comunicación Estratégica hizo un ejercicio telefónico interesante para saber ¿En cuál partido piensa el ciudadano cuando escucha los siguientes refranes?: Entrada de caballo fino y salida de burro manso; más vale malo conocido que bueno por conocer; ni picha, ni cacha, ni deja batear; y, de lengua me como un plato.

Podrán ver en la siguiente imagen, los porcentajes de identificación hacia los diversos partidos políticos:
Los resultados, aunque reveladores y concordantes en cierta medida con el comportamiento de los potenciales electores, con las omisiones de los abstencionistas y promotores férreos del voto nulo, están orientados a perpetuar a la incómoda clase dinosaúrica, esa que se nutrió de expresiones como el que no tranza no avanza y que tanto daño han proferido y seguirán ocasionando si no prescindimos de sus servicios. Ese grupúsculo de políticos enquistados en el poder que en esta época de cambios y de ciudadanía cada vez más activa, siguen creyéndose y repitiendo, con hechos, el mantra el que se mueve no sale en la foto; de esos políticos que venidos a gobernantes se convierten en candil de la calle y oscuridad de su casa.
Como ciudadanos sabemos (a algunos todavía no les cae el veinte) que tenemos el poder de decidir, de cambiar el rumbo y de rescatar lo que nos queda de este aún #MéxicoLindoyHerido.
Estamos en tiempos convulsos y determinantes, este 7 de junio, será el día que acudiremos a las urnas para ejercer ciudadanía, ahora es cuando chile verde, le haz de dar sabor al caldo, ya que  será decisivo en el rumbo y el trabajo constante de los que estamos construyendo un mejor país.
Anhelo que aquellos que venden su voto al mejor postor, perdiendo con ello la oportunidad de tener un mejor futuro, tomen en cuenta que al final sale más caro el caldo que las albóndigas
Y disculpen aquellos que se sientan aludidos, pero la verdad no peca pero incomoda, a los que venden su voto, a los que continúan propagando y pensando que nada podemos hacer e incitan al “valemadrismo” colectivo, e incluidos los que encorvan la cerviz a la menor provocación les digo desde estas líneas: están completamente errados; si estamos mal y el rumbo del país va a pique, es porque lo hemos permitido. Y continúo expresando que si no suman, no se atrevan a restar; porquemucho ayuda el que no estorba
Actuemos antes de que sea demasiado tarde, que “de las aguas calmas me cuide dios, que de las bravas me se cuidar yo solit@
¿Entonces que esperan? ¡A darle que es café de olla!
¡Es todo en esta #Nornilandia!
Nos leemos la próxima y chin chin el que se raje.