13 ene. 2016

#2016 año de conquistas ciudadanas

“Que la fuerza para seguir trabajando y luchando para rescatar lo que nos queda de país, nos acompañe”
@BarbaraCabrera
Venimos de un año convulso, los asuntos que aquejan a una parte considerable de la población son determinantes para afirmarlo: pobreza, inseguridad, narcotráfico, corrupción, impunidad, desigualdad, desempleo, falta de oportunidades; por señalar solo algunos. El panorama pareciera no ser halagüeño, es como subir una cuesta empinada cuyos obstáculos adyacentes, son el verdadero reto.
En esta tesitura, partamos de la premisa de que el sistema es ineficiente, no sirve y nosotros –en cierta medida- le hemos fallado a este país ¿Es así? Si lo es ¿Queremos seguir igual? ¿Qué podemos hacer para cambiar la situación? ¿Se podrá?
Las respuestas es ineludible reflexionarlas con cuidado.
Para ello, necesario tomar en cuenta el otro lado de la moneda, ¡el acceso a las Redes Sociales! que han contribuido -a veces de manera lenta, otras veces apresurada- a romper el silencio, el cerco del status quo, que inmoviliza. Además de la sociedad civil organizada y los logros obtenidos [en el cambio de algunas regulaciones, a pesar de las aplastantes reformas estructurales; la defensa resistente a los migrantes y los derechos humanos en general; las voces contundentes de los mexicanos en el extranjero; situaciones que han contribuido para desmoronar “verdades históricas”; y súmenle mis lectores las causas que consideren]
Lo cierto es, a pesar de esa atmósfera de ambivalencias, vamos avanzando, aunque en ocasiones parezca lo contrario.
Y aunque las cifras y hechos de corrupción gubernamentales puedan llegar a ser abrumadores; si tenemos políticos construidos con materiales de baja calidad, es momento de demostrar que los ciudadanos haremos la diferencia.
La agenda socio-política es compleja y sus temáticas lo reflejan, 2016 no será un año donde debamos de darnos el lujo de no actuar, de sentarse en el cómodo sillón de status quo; todo lo contrario. Entramos al tablero de 2018, donde las piezas del ajedrez comienzan a moverse.
Lo he dicho y lo reafirmo en esta declaratoria de año, un país no consolida un régimen democrático por accidente, sino con acciones y participación activa y constante de sus ciudadanos.
No se pierda de vista, este #2016 debe ser el año de conquistas ciudadanas. #NoRendirse

Es todo por hoy.
¡Hasta la próxima Nornilandia!