11 abr. 2018

EL PROBLEMA DE MARGARITA


@BarbaraCabrera

Si merezco ser presidenta de la República
Si merezco ser presidenta de la República
Si merezco ser presidenta de la República
Si merezco ser presidenta de la República
Si merezco ser presidenta de la República
Si merezco ser presidenta de la República
Si merezco ser presidenta de la República
(Mantra que hizo suyo y parece repetir en todo momento Margarita Zavala)

El problema de Margarita Ester Zavala Gómez del campo –ex panista que ahora se presenta como independiente, quien sueña con sentarse en la Silla del Águila- no es solamente ser la esposa de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, sí, ese mismo que fue inquilino de Los Pinos durante el sexenio 2006-2012, personaje al que algunos reconocieron como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y otros tantos llamaron espurio; ese que agudizó la guerra contra el narcotráfico, minimizando las muertes llamándolas “daños colaterales”.
El problema de Margarita es ella misma. Lo explico.
La señora Zavala tuvo en sus manos la posibilidad de contribuir a un cambio desde los cargos donde se ha desempeñado: ocupando un escaño en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (1994-1997), como diputada federal en la LIX Legislatura (2003-2006), obteniendo su curul no gracias al voto directo, sino por la vía plurinominal; así como en su papel de “primera dama”. Es decir, Margarita Zavala jamás ha ganado ningún cargo de elección popular. Si somos objetivos, las palestras públicas donde ha figurado, las ha desperdiciado.
¿Que hizo de trascendente por el país desde su posición de primera dama? ¿Cuáles ejes rectores marcaron su trabajo como presidenta del DIF nacional? Margarita se mantuvo discreta y a la sombra de Felipe Calderón.
Como legisladora ¿cuál fue su agenda?, ¿y sus iniciativas?, ¿a qué asuntos se adhirió e impulsó con su voto?, ¿qué intereses defendió?, ¿su paso por el Poder Legislativo fue útil para la construcción de un mejor México?
Recordemos que no tuvo ningún logro notable, más allá de presentar una iniciativa de ley para reformar el artículo 5 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, además de votar en 2003 a favor para gravar alimentos y medicinas con el Impuesto al Valor Agregado (IVA), por fortuna la iniciativa fue rechazada.
¿Cuáles han sido y son sus pronunciamientos a los grandes problemas nacionales? ¿Representan a la mayoría de la población o únicamente a determinado sector? ¿Tiene los meritos suficientes para ocupar el cargo de presidenta de la República?
Al final, no hagamos de la aspiración de Margarita un problema o cuestión de género, lo relevante es ver quien es, de donde viene, qué ha hecho, cuáles son sus omisiones, el equipo que la rodea, su programa, sus posicionamientos (que deben ir mucho más allá de su papel como abogada católica, como ella misma se definió). Porque presentar un libro llamado “La hora de México” tiene de suyo un tufo de mera campaña y oportunismo electoral ¿porqué no antes, por ejemplo, durante el sexenio de su esposo, Felipe Calderón o cuando ocupó una curul? ¿O quizá consideró que el papel de “primera dama” era permanecer callada y navegar tranquilamente en la opulencia que de suya tiene el poder de quien acompaña en el mandato?
Estamos ante la posibilidad de rescatar un país sumido en la desesperación y la violencia. ¡Cuiden a quien darán su voto!
Es todo por hoy.
¡Hasta la próxima Nornilandia!