7 abr. 2015

¡AHÍ VIENEN LOS #LEGISLADORES!

@BarbaraCabrera

“Los legisladores necesitan ciertamente una escuela de moral”
Simón Bolivar

Se acerca peligrosamente el 7 de junio, fecha decisiva para ver qué rumbo tomará este aún #MéxicoLindoyHerido, saber si el dinosaúrico y servil continuismo nos hará presas o si como lo ha convocado de manera recurrente el Doctor en Derecho Samuel Hernández Apodaca (@iusfilosofo en Twitter), le quitamos el Congreso al Señor Peña, para lograr equilibrar los poderes y no seguir permitiendo que “Mueva a México” a su antojo y bajo las órdenes de quien o quienes peinan su copete.
Pues verán mis lectores, ese día, el de las elecciones, elegiremos a quienes integrarán la Cámara de Diputados; 300 serán electos de manera directa (uninominales) y 200 por representación proporcional; es decir, el número que cada uno de los 10 partidos políticos contendientes logre colocar en las curules, dependerá del nivel de votación; de ahí la trascendencia de concientizar de que si te abstienes o anulas tu voto, estarás consintiendo a que la mayoría escale y obtenga su curul; así que cuidadito. Esta crisis de representación en que nos encontramos, tenemos que superarla con mejores decisiones.
De ahí que sea necesario participar no solo para castigar a la defectuosa representación política que hoy padecemos; hagámoslo también con el ánimo y la disposición de ser factor decisivo e influyente en las decisiones en aquellos que han llegado al gobierno y que tienen la obligación de tomar en cuenta a sus mandantes; de esta manera aseguraremos que paulatinamente que sus decisiones realmente obedezcan a las demandas ciudadanas.
El protagonismo del Congreso, plantea el problema de quién vigila al vigilante; por lo que hay que tener presente que en una democracia, el control último sobre los legisladores recae sobre los mismos votantes, a quienes nos corresponde exigir cuentas respecto a su desempeño.
Estemos atentos, seamos exigentes. Acudamos a votar en libertad; y hagamos que esos 500 curuleros (ocupantes de un curul; no sean mal leídos, ni mal pensados) en verdad nos representen. No perdamos de vista que los que vienen, podrán ser reelegidos y algunos de ellos hasta faranduleros consagrados son, otros tantos parentela de corruptos enquistados en la palestra pública.
No sé ustedes, pero yo no quiero más Diputados del “presidente”; por lo que seguiré pugnando desde mi trinchera, por la instauración de un sistema efectivo para evaluar a los legisladores, encaminado a una eficaz y NO simulada rendición de cuentas.
Es todo por hoy.
Nos leemos la próxima #Nornilandia.