28 mar. 2012

“UN MUNDO NOS VIGILA”

@BarbaraCabrera


“En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”
George Orwell


De repente, al estar atenta al diario acontecer político, mi mente se transporta al mundo surrealista orwelliano; donde lo que digas, hagas y hasta pienses es observado por el gran hermano y sancionado a través de la policía del pensamiento. ¡Tal pareciera que esa atmósfera no está tan alejada de la realidad!

Estamos a un par de días de dar inicio a las campañas electorales y ya se vislumbra el nivel que ciertos sectores de esa palestra pública tendrán; así es mis lectores, me refiero a esa práctica adoptada por varios en lo oscurito y espuriada en público: el espionaje. Como alguna vez escuché: vicios privados y virtudes públicas. Ese es el contexto sobre el cual versara esta Nornilandia.

Espionaje, se conceptualiza como aquella práctica que, en conjunto con determinadas técnicas, tienen por objetivo conseguir de manera encubierta datos o información confidencial. ¿Para que efectos? los motivos son varios; y en política, así como en diversos ámbitos de la vida, la información es poder y lleva al conocimiento pleno de la actuación del otro, para actuar en consecuencia.

En este sentido los ejemplos de espionaje político darían para redactar una enciclopedia y continuar así a través de los tiempos. Hoy, se dice “esas prácticas eran de la prehistoria política”, no obstante, tal parece que esas palabras son desmentidas con los hechos.

Justamente, este asunto olvidado de repente después de que, desde la Cámara de Diputados por varios días se rasgaron las vestiduras al ser espiados y donde al final nada ocurrió; se reavivó hace un par de días una conversación telefónica entre Josefina Vázquez Mota y Agustín Torres que dio la vuelta por cuanta red social y de comunicación existe; además de ser nota en todos los noticieros y formar parte de los periódicos impresos, charlas de café, y un amplio etcétera.

Lo cierto es que, de un tiempo para acá, en el mundo de la política, causa conmoción y una polémica inusitada cuando se da a conocer un acto de espionaje. Las reacciones son variadas. Desde el chico bueno del Gobierno que niega categóricamente que cualquier instancia gubernamental esté involucrada en este tipo de prácticas; hay quienes en su papel de mártires se dicen víctimas históricas de espionaje; existen aquellos que afirman ser los dueños de esa voz pero que tal vez los editaron; otros que piensan “calladitos nos vemos más bonitos” y solo esperan que todo pase ¿Verdad Alejandra Sota y Genaro García Luna? Eso sí; en público ninguno lleva a cabo este tipo de prácticas, todos son políticamente correctos y éticamente inmaculados.

¿Qué causo tanto revuelo que llevó a los protagonistas (Vázquez-Torres) a interponer una denuncia ante la PGR? ¿Por qué si Josefina Vázquez afirmó que Genaro García Luna y Alejandra Sota graban sus conversaciones, el documento presentado en forma de denuncia en la Procuraduría no los señala de manera directa sino que se dirige “a quien resulte responsable”? ¿De verdad los motivaría la defensa del Estado de Derecho o simplemente es un acto mediático para figurar y tal vez victimizarse? Solo ellos lo saben.

Algunos analistas (fatalistas) políticos dicen que lo peor está por venir ¿será el vaticinio de una elección desaseada? ¿Es la crónica de una lucha exacerbada del poder por el poder mismo? ¿Ahora hasta entre los del mismo color se pondrán zancadillas? ¿La clase política conjugará en todos los tiempos el verbo espiar? Mientras todo esto ocurre, no lo dudemos ¡un mundo nos vigila!


Es todo por hoy.

¡Nos leemos la próxima Nornilandia!