28 oct. 2015

Del ¡YA CHOLE! #EPN al ¡YA BASTA! #OsorioChong

“Cuando las demandas ciudadanas rebasan la capacidad de respuesta del gobierno, de políticos y autoridades; las instituciones públicas son vistas como ineficaces, lentas, ociosas y costosas; ello genera el fenómeno de desafección de los ciudadanos hacia la política, políticos, gobierno y autoridades”
@BarbaraCabrera


En un país donde la justicia es selectiva y la clase política vive de la corrupción, sus costos representan un lastre para la economía mexicana. Esta práctica tiene un costo equivalente a 4% del PIB, unos 740 mil millones de pesos, datos que se han dado a conocer durante el foro “México Cumbre de Negocios”, que se celebra en Guadalajara, Jalisco.
Si a ese enrarecido ambiente, le sumamos la impunidad y complicidad, no es extraño ver y oír osadas declaraciones de quienes están enquistados en el poder. Tal es el caso de Enrique Peña Nieto y su secuaz, Miguel Ángel Osorio Chong.
El primero, -léase el señor Peña- después del paso del Huracán Patricia –que por fortuna- no fue tan catastrófico como se había dicho, declaró: “el saldo blanco ante el meteoro se debe, en mucho, a la fe del pueblo” ¡Zas! Ahora resulta, creer en algo a ciegas, hizo –como por arte de magia- que nada pasará. Sin duda, así es como los políticos de siempre y de la vieja guardia quieren ver a los ciudadanos: creyentes, callados, esperanzados y resignados.
Mientras que su fiel amigo Osorio Chong, seguramente en un arranque de sinceridad –y a modo de rabieta- exigió: “¡ya basta de señalar primero al gobierno de la República, que no tiene absolutamente nada que ver!”; -ello respecto al lamentable caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal rural de #Ayotzinapa-.
Ambas declaraciones, sin duda, provienen de dos personajes que tienen por oficio la política del gane y del interés propio, donde las necesidades ciudadanas importan solo para prometer en época electoral para ganar adeptos y dar continuismo a sus proyectos y encubrir a los que les siguen.
En esta tesitura, debemos ser nosotros los ciudadanos, los que digamos ¡YA CHOLE! y ¡YA BASTA! de los malos gobiernos, de las malas prácticas, de la transparencia simulada, del supuesto acceso a la información, del deplorable sistema educativo, de los escandalosos sueldos de altos funcionarios…
Cuando el ¡YA CHOLE! y el ¡YA BASTAN! Llegan de los políticos hacia los ciudadanos, sabemos que ha llegado el momento de hacerles saber nuestro poder y generar un cambio. Lo he dicho, es momento de que ¡TOMEMOS LAS ARMAS! Acá la convocatoria http://bit.ly/1we96cg
 Es todo por hoy.
¡Nos leemos la próxima Nornilandia!