18 mar. 2015

#NoRendirse

“Me inquieta que muchos se pregunten ¿qué va a pasar? Mejor preguntémonos ¿qué vamos a hacer? Y actuemos”
@BarbaraCabrera

El espacio de esta entrega de #Nornilandia lo aprovecharé para contarles una historia. Allá por los años ochenta una niña pugnaba -desde antes de tener edad para ser inscrita al preescolar- por asistir y formar parte de lo que más tarde sería el Colegio donde cursó los tres años de este nivel educativo. En esos primeros años, aquella infanta aprendió muchas cosas, pero también a percatarse que algunas otras ya las sabía y por ende, quería hacerlas a su manera. La rebeldía era en aquellos años una faceta destacada de su personalidad, pero se mantenía cercana a las autoridades, para ejercerla con libertad y sin cuestionamientos.
Luego, esa misma niña cursó la primaria en varias escuelas públicas de diferentes ciudades, lo que la llevó a conocer distintos comportamientos y costumbres. Esos aires revolucionarios la seguían y motivaban, ya que se sabía distinta y con el poder de cambiar su mundo para influir en el de los demás; sin que por esa rebeldía a la autoridad descuidara sus estudios, si algo la distinguía eran sus buenas calificaciones.
Posteriormente llegó a la secundaria, ya instalada en una sola ciudad, dicho nivel educativo lo transitó en una institución pública que era vituperada por varios, pero que llevaron a la entonces adolescente a demostrar con el ejemplo y lecturas que no importaba la escuela, sino la capacidad y el brillo con el que se desee destacar. Durante este periodo surgió su activismo, que comenzó con los temas relativos al medio ambiente y la contaminación, sabía que tenía que hacer algo y no dudaba en hacer llamados para cuidar el mundo que habitaba.
Desde aquellos años sentía la necesidad y el compromiso de cambiar el mundo y defender a los demás de las injusticias; de esa manera la materia de civismo guió su perspectiva, contestó algunas de sus dudas, generó otras tantas; es decir, amplificó su panorama.
Fue justamente en civismo de tercer año de secundaria cuando tuvo su primer acercamiento a la ciencia jurídica; y donde las siguientes palabras que le dedicó el maestro que impartiera esa materia, al finalizar ese nivel educativo, contribuyeron de manera decisiva a su formación y personalidad:
“Cuando el barco pone la proa hacia ese punto inaccesible, tu mirada se pierde en la duda; de inmediato, tu imaginación crece y evades el peligro; así son los tenaces, siempre en busca de su futuro”
Llegó la etapa de la preparatoria, donde la protagonista de esta historia se mantuvo expectante, observante, lectora y reflexiva en el camino que transitaba y lo que estaba por venir. El futuro era importante para ella y lo forjaba en el presente, sabía muy bien la importancia de ir dando pasos para encaminarse a su formación profesional y ser con ello un buen elemento para la sociedad de la cual forma parte.
Durante la prepa se distinguió por su desempeño académico, trabajos escritos y reflexivos impecables y optó por huir de aquellos que quisieron involucrarla en politiquerías; sabía que la independencia y ser pensante en libertad y con argumentos era más importante que formar parte de grupos que anhelaban servirse del pequeño poder que les daba pertenecer, así que desde entonces decidió influir a otros a través de sus opiniones.
De hecho, desde aquellos momentos, para ella ha sido muy importante ejercer ciudadanía, tal es el caso que esperaba ansiosa, con nervios y alegría sus 18 años, para ir a tramitar su credencial de elector, para decidir el rumbo de su país a través del voto. Es relevante mencionar, que antes de eso, ya convocaba a los demás para que ejercieran su derecho/obligación de votar.
Retomando su decisión sobre que estudiar, cabe mencionar que aunque a la joven el Derecho le resultaba atractivo, por su mente paso también la idea de estudiar ciencias de la comunicación o estudios políticos. Sobre el particular sostuvo varias charlas con profesores, familia y personas importantes en su vida; al final, con determinación, escogió el Derecho. Una elección en libertad y con el apoyo incondicional de sus padres.
El momento de ingresar a sus estudios profesionales llegó, en ese andar la joven se involucró en diversas áreas del conocimiento y del pensamiento; fue la época en que se tropezó con su maestro y guía, lo que la condujo a reafirmar su camino y a continuar con ese querer generar y provocar cambios. Bastante más pudiera decirse de esa decisiva etapa, baste señalar que egresó con excelencia académica, con inquietud de seguir aprendiendo; con colaboraciones en un par de libros jurídicos y con un amplio bagaje de información y conocimiento que iba más allá de la ciencia jurídica, que desde aquellos ayeres decidió poner al servicio de la comunidad para construir un mejor país, para dejar un mejor mundo al que encontró.
Ya encarrilada en el ejercicio de su profesión, ella eligió la investigación y la investigación la eligió a ella; lo que la motivó a continuar sus estudios, obteniendo el grado de Maestría en Derecho Constitucional; y, finalmente cursar con éxito y obtener el grado de Doctora en Derecho, generando desde ahí propuestas novedosas, abriendo nuevas perspectivas de ver la ciencia jurídica conjuntado múltiples áreas del conocimiento.
Eso lo alterna con su papel de columnista, divulgadora y activista social. Además de lo anterior, actualmente es una ciudadana de tiempo completo que ejerce a plenitud un férrea crítica al poder y ha decidido que una de sus máximas sea #NoRendirse y convoca a cada paso, en cada foro, en cada letra; en cada charla y en cada tweet, post o publicación que muchos más se sumen, de manera libre, comprometida y desde sus respectivas trincheras. Esto va por #MéxicoLindoyHerido y este loco mundo que habitamos.
Esa, mis lectores, es la historia que deseo compartir con ustedes… ¿Quién se suma y hace suya esa máxima?
Nota bene: Este sistema corrupto ha dado un (otro) coscorrón a la #LibertadDeExpresión con la intempestiva (y anunciada) salida del aire del noticiero de #CarmenAristegui; a ella  y a su equipo de colaboradores, mi apoyo solidario y acciones, para que la verdad sea dicha. #NoRendirse
 Es todo por hoy.
¡Hasta la próxima Nornilandia!