7 oct. 2014

“PUNTOS SOBRE LAS ÍES”

@BarbaraCabrera

Cambiar al mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia.

Hace algunos días platicaba con un grupo de amigos, los temas variados; el punto de convergencia, la situación por la que atraviesa el país. Como podrán intuir esa charla se prolongó por horas e incontables tazas de café. Los intercambios de ideas y debates, de repente, se tornaban intensos.
Y no es para menos, ya que cada uno de quienes integramos ese grupo vemos, percibimos y vivimos de manera diferente este México, cuya descripción evocaría un sinfín de calificativos, podemos decir que las complejidades hacen presa a la cotidianidad, esa que de unos años para acá ha cambiado abruptamente, para llegar al punto en donde estamos.
De esta manera, sugerí poner los puntos sobre las íes en algunas de esas problemáticas y ver como establecer posibles soluciones y acciones.
Ya que son múltiples los temas álgidos, conversamos esencialmente de los políticos, centrando la atención en los recientes acontecimientos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y Ayotzinapa. Dialogar sobre ellos, implica abordar tópicos relativos a los derechos humanos, sistema educativo, inseguridad y estado fallido.
Comienzo por Ayotzinapa, una población de Guerrero de este aún #MéxicoLindoyHerido, donde se encuentra la sede de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, punto central de un movimiento estudiantil que desde 2007 viene luchando por la defensa del derecho a la educación; un movimiento al que se han sumado padres de familia, organizaciones sociales de Tixtla, así como comunidades aledañas a la normal y que ha trascendido más allá de la entidad.
Alrededor de éste, se han producido pliegos petitorios, reuniones, manifestaciones, marchas, negociaciones, mesas de diálogo y de trabajo, sin que hasta este día exista solución a las demandas estudiantiles-ciudadanas. El punto de quiebra, fue la reciente desaparición forzada de 43 estudiantes, la muerte de seis de ellos y por comprobarse la identidad de los 28 cuerpos encontrados en una fosa clandestina en Iguala, que se teme sean parte de los desaparecidos. Como quiera que sea, el asunto ya es grave.
No perdamos de vista que Guerrero, ocupa el tercer lugar a nivel nacional en analfabetismo; de las 9 normales públicas de la entidad, la de Ayotzinapa es la única que cuenta con la Licenciatura en Educación Primaria. Esas 9 normales públicas compiten contra 27 normales privadas existentes en Guerrero; hay más de 15,000 niños en edad escolar en el estado que no tienen acceso a la educación; y para rematar, trasciende que hay entre 5,000 y 6,000 aviadores en la nómina magisterial de la entidad. ¿Verdad que no están herradas las demandas de los normalistas? Por cierto, este miércoles 8 de octubre a las 4 de la tarde la cita es en Ángel de la independencia en marcha apoyo a Ayotzinapa, en redes los #TodosSomosAyotzinapa #JusticiaParaAyotzinapa #JusticiaParaMéxico #8deOctubre #México
Hoy la mirada está puesta en Ayotzinapa y urgimos al Gobierno Federal a dar pronta y satisfactoria tramitación y resolución respecto a lo que por obligación le corresponde. Pongamos los puntos sobre las íes, exijamos a Peña Nieto responda: ¿Y los derechos humanos? ¿Para cuándo el Sistema Educativo dejará de ser simulado? ¿Enviarás a Ayotzinapa a Osorio Chong para dialogar y resolver en unos cuantos días sus demandas, tal como ocurrió con los estudiantes del IPN? No es suficiente el envío de la gendarmería a Iguala y tus declaraciones en cadena nacional de que no habrá impunidad.
Son evidentes las fallas estructurales en el sistema educativo, no solo en este punto de la república, sino en el país, ante las que Emilio Chuayffet Chemor, quien se ostenta como Secretario de Educación ha hecho mutis. Y en cuanto a la defensa de los derechos humanos, seguimos cuestionando ¿y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos?
Veamos ahora lo que ocurre en el IPN, donde -hasta el momento- la historia ha sido distinta. Todo comenzó con la inconformidad ante la implementación de un nuevo plan de estudios en la carrera de Ingeniería Civil, aplicado a partir del 11 de agosto. A esto le siguió la aprobación de un nuevo Reglamento Interno, lo que motivó que los politécnicos salieran a las calles por miles y lanzarán un pliego petitorio de 10 puntos.
Y digo que ha sido distinta, ya que aquí el gobierno no ha enviado a los represores y provocadores para “reventar” el movimiento, sino que hizo acto de presencia uno de los hombres fuertes de Peña: Miguel Ángel Osorio Chong, quien salió a dar la cara y días después de nueva cuenta se sube al templete de los politécnicos para aceptar todos y cada una de las demandas, destacando que “el gobierno mantendrá siempre un diálogo abierto con ustedes, estudiantes del IPN”. Los estudiantes de dicha institución han dicho, las respuestas son incompletas e imprecisas.
Las suspicacias y sospechosismos no se hacen esperar, y no es fortuito que así sea. ¿Por qué solo se escucha y se dialoga con este sector estudiantil? ¿Acaso tendremos que pedir a los jóvenes politécnicos sumen las demandas de todos a sus peticiones?
Estamos en un país donde, a pesar de las constantes manifestaciones y descontentos, se impusieron las reformas estructurales. Donde podemos decir que la máxima ¡arriba los impuestos y abajo los salarios! es una realidad.
Tal parece que la distinción dada entre estos dos movimientos es que el primero se gestó y se desarrolla en un poblado rural y el segundo en la capital del país. Desde mi perspectiva, ambos demuestran que esos puntos convergentes a los que hice alusión hace unos párrafos, a saber: derechos humanos, sistema educativo, inseguridad y estado fallido, son factores de ese recurrente #MéxicoLindoyHerido al que de manera constante hago alusión en Nornilandia y en Twitter.
Para cerrar este texto pongo de manera clara los puntos sobre las íes:
El diagnóstico: México sufre una severa peñanietitis.
Tratamiento urgente y necesario: construcción de una mejor ciudadanía: observante, proactiva, exigente y participativa.
Las acciones: tan sencillo como comenzar haciendo lo que a cada cual corresponde, sin simulaciones.
 Es todo por hoy.
¡Nos leemos la próxima!