5 nov. 2013

“ME LO DIJO UN PAJARITO”

“Twitter sirve como laboratorio de escritura, y aunque efímero por su instantaneidad nos lleva a trascender en un máximo de 140 caracteres”
@BarbaraCabrera

Alrededor de Twitter gravitan varias interrogantes. En general, los interesados en esta Red Social y también quienes se dedican o desean dedicarse a la  academia e investigación se preguntan: ¿Qué es Twitter? ¿Por qué tuitear? ¿Cómo entender esta red? ¿Dónde utilizarla? ¿Cuándo es oportuno lanzar tweets? ¿Qué tipo de tweets existen? ¿Quién debe utilizar Twitter? ¿Es posible manejarlo como instrumento para divulgar mis labores? ¿De qué manera llevarlo a cabo? Asimismo, quienes ya tienen una cuenta y no la utilizan, suelen tener más dudas, que de no ser disipadas corren el riesgo de perderse las bondades y potencial de esta plataforma comunicativa.
A pesar de que cada día son miles las cuentas que son creadas y con ello se lanzan todo tipo de tweets, esta red no se comprende a la primera. He afirmado en diversos foros, el arte de TW se aprende tuiteando y aunque suena sencillo es necesario escudriñar para gozar su plataforma.
A propósito de estos menesteres, comparto en esta Nornilandia que mi más reciente obra bajo el sello editorial de Paideia es “Twitter para #Académicos e #Investigadores”, donde abordo precisamente esos tópicos y doy respuestas a las interrogantes trazadas al inicio de esta Columna.
Libro que por supuesto no olvida a la #ComunidadTuitera o a quienes quieren convertirse en buenos tuiteros; ya que a través de sus páginas se escudriña el uso de esta plataforma comunicativa, a través de saber como surge, cuál es su conceptualización; su evolución; se examinan las características del modelo comunicativo de esta red; aunado a explicar el léxico que le es propio
En este orden de ideas, detallo la manera de escribir tweets para trascender; y situados en la parte dedicada a los académicos e investigadores, se presenta la importancia de su manejo para la divulgación de los múltiples productos de las investigaciones; culminando con un estudio de los beneficios de Twitter para este sector de la población.
En esta tesitura, como bien lo apunta José Luis Orihuela “Twitter se ha convertido en el sistema nervioso de nuestras sociedades, y hay que aprender a utilizarlo”; yo agregaría, toda vez que en la Twittósfera encontramos un fiel reflejo de la plaza pública, desde ahí es posible generar, interactuar, organizarse, manifestarse, conseguir, opinar, divulgar y un amplio mundo de posibilidades en tan solo 140 caracteres a partir de unos cuantos clickeos.
Twitter, es el espacio idóneo donde la expresión me lo dijo un pajarito adquiere un significado propio en la era digital; y si lo convertimos en una herramienta para propagar ideas, conocimiento y propuestas, esta Red la llevamos a otro nivel.
Es así que les dejo la invitación y provocación para que se atrevan a ingresar a esta plataforma comunicativa; y a los que ya están, a optimizar su uso; toda vez que en una métrica de 140 caracteres, es posible construir contenido interesante, de manera clara, precisa y relevante. Hagamos la distinción en esta era tecnológica que ha revolucionado la manera de transmitir, de aprender, de investigar.
Antes de culminar esta Columna, los invito a escucharme mañana 7 de noviembre de 2013 a las  17 horas por Argos Curso Radio (http://www.argoscursaradio.com/ o en tunein busquen Argos Cursa), en el programa dedicado a Quaestionis hablaré de estos tópicos.

PD. ¿Les interesa adquirir este libro? Envía un tweet a @PaideiaMx o un correo a paideiamx@gmail.com

Por hoy es todo.

¡Nos leemos la próxima Nornilandia!