14 sept. 2016

¿¡VIVA #MÉXICO CABRONES…!? y otras sutiles expresiones

@BarbaraCabrera

“¡Viva México, hijos de la Chingada! verdadero grito de guerra, cargado de una electricidad particular, esta frase es un reto y una afirmación, un disparo dirigido contra un enemigo imaginario, y una explosión en el aire”
Octavio Paz
Septiembre, no solo es el noveno mes del año, ni la antesala donde comenzamos a sentir que el año se está marchando a pasos presurosos. Septiembre, es el mes en que la mexicanidad brota por los poros; es cuando la mayoría se siente bien patriota. Época en que la vendimia de banderitas y objetos de tocho morocho [de todo un poco] que conmemoran el sentir nacional, inundan nuestras existencias; prueba de ello son las principales avenidas que son engalanadas con adornos luminosos, donde los políticos –algunos mas canijos [malas personas] que otros– compiten para ver quien tiene la mejor idea y los más grandes e iluminados ornamentos, como si eso fuera prueba de sus quereres por un país que a gritos silenciosos quisieran ser dirigido por mentes menos malévolas y corruptas a aquellas que lo tiene maniatado.
¡Viva México cabrones! es la máxima que algunos enarbolan por todo lo alto, para celebrar, festejar y manifestar su amor por México. Mientras tanto viven en el ya merito [en un momento (indeterminado)], se echan un coyotito [duermen la siesta] entre tanto llega la próxima celebración; situación que quienes ejercen el poder aprovechan y se regodean para hacer de chivo los tamales [tranzar, engañar] al pueblo.
Y aunque esta Nación esta chida [bonita, padre], tenemos por ahí políticos chingaquedito [alguien que fastidia con insistencia] que nos han puesto, a través de la historia y cada vez con más intensidad a parir chayotes [sufrir para hacer algo o hacerlo con extrema dificultad] y las Reformas Estructurales, lo saben. La época que nos toca vivir está cañon [está difícil]
Dilucidemos ¿que tan real es ese amor a la Patria? ¿Una ceremonia de grito de independencia en el Zócalo capitalino es suficiente para celebrar México?
Los males de #MéxicoLindoyHerido no son pocos. Constancia de ello lo vemos en los diarios, en las noticias; en las redes sociales, en las calles, en la vida diaria; que nos muestran instituciones desgastadas, gobernantes y representantes lejanos a la realidad; ante la aún somnolencia de un porcentaje poblacional que considera no puede incidir en las decisiones públicas, o que creen que no les corresponde; esos que conforman el gremio de sepa la bola [no lo sé] y a los que les vale un reverendo cacahuate lo que acontece [no les importa]; aunado a los malhoras [mala gente] que aplauden a su político preferido, sin pedirles que rindan cuentas de su actuar y omisiones; no obstante, aún tengo la esperanza
Seguiré insistiendo, hagamos algo hoy para rescatar lo que nos queda de país, antes de que chupe faros [se pierda, muera], de lo contrario ni yendo a baliar a Chalma [algo imposible, sin solución], lo recuperaremos. Lo dejo a la reflexión, invitando a celebrar verdaderamente a México con acciones. ¡A darle que es mole de olla! [de prisa que no hay tiempo]
Por cierto, suscribo la convocatoria de no asistir a la ceremonia del grito este 15 de septiembre en el zócalo; para el Enrique Peña Nieto, sus secuaces y aplaudidores, dejen de hacerse guajes [hacerse los tontos, los que la virgen les habla, los desentendidos]. Es necesario llevar a cabo actos de desobediencia civil, no permitamos mantener el status quo que no solo ha dañado a este de por sí #MéxicoLindoyHerido, sino que lo lleva en retroceso.
Es momento de hacer manifiestas dos situaciones al mundo entero: a) lo bello que es México; y b) balconear [poner en evidencia] la corrupción auspiciada por políticos, instituciones y gobernantes, para actuar en consecuencia.
Faltan dos años para que concluya en Peñato; no obstante, sus ruinas, las padecemos todos, todo es cuestión de cantidades.
Ahí nos vidrios [nos vemos después]
Hasta la próxima Nornilandia.