7 jul. 2015

REPENSEMOS #MÉXICO

@BarbaraCabrera

Tal vez las preguntas son más poderosas que las respuestas”
Dan Brown

Cuestionar es buscar, dudar, rebelarse.
Alguna vez leí acerca de la necesidad de dudar, de preguntarnos. Indague al respecto, reflexione, incluso escribí un artículo de investigación acerca de ello [“La destreza de preguntar”, en Revista Quaestionis, número 17, año 2, enero-febrero, México 2015. Sinopsis disponible en http://bit.ly/1BNyHOg] y llegué a la conclusión de que la mejor manera de transitar esta vida es el constante aprendizaje. ¿Y si nos topamos con alguna certeza?; lo mejor es masticarla con cuidado, y combatirla con dulcecitos de dudas, que nos conduzcan a generar cambios, a replantear estrategias y avanzar. Así como en un círculo virtuoso.
Ahora bien, tratándose de los cambios colectivos, éstos no se lograrán como producto de generación espontánea; se necesita comenzar e ir paso a paso, en lo individual y a partir de ahí unir esfuerzos a causas comunes ¿cuál es la manera? Por supuesto conocer el problema, reflexionar en torno a el.
En el caso que ocupa esta #Nornilandia, les diré que en estos tiempos convulsos y vertiginosos, es ineludible reflexionar quiénes somos, qué país tenemos y cuál queremos; en dónde estamos en relación al proceso de mundialización y un sinfín de situaciones que surgirán de cada cual.
En este orden de ideas, comparto una selección de interrogantes -planteadas por diversos personajes- del total de las publicadas hace algún tiempo en la revista Este País que harán, sin duda, repensar México.
Tomen en cuenta que éste se trata de un ejercicio intelectual; por tanto, debe llevarse a cabo de manera paulatina, así que guarden este texto y consúltese en caso de excesivas certezas y escasez de dudas ¿preparados? Aquí se las dejo:
¿Cómo lograremos que el crecimiento económico de México no conlleve la destrucción de sus culturas y ecosistemas? ¿De qué nos sirve ganar el mundo trasnacional y globalizado si perdemos el lugar concreto en que vivimos?
¿Por qué la mentira es parte esencial de la cultura mexicana?
¿Cómo soñar México?
¿Qué es lo que hemos perdido y qué hemos sido capaces de resarcir?
¿Qué puedo hacer y cómo puedo ayudar a tener un México mejor?

¿Cómo podemos construir narrativas que transformen nuestra visión de futuro, alimentándola de alternativas, tiñéndola de esperanza?

¿Está en crisis el acuerdo jurídico-político al que llegó la sociedad mexicana con la Constitución de 1917? ¿Necesitamos elaborar un nuevo texto constitucional?
¿Hay alternativas mejores para gobernar México?
¿Qué evento pasado causó que los mexicanos permanezcamos pasmados, sin reacción individual, gremial o social ante la serie sin fin de barbaries y crímenes atroces, insensibles frente a descripciones detalladas, con o sin imágenes macabras, de los hechos? ¿Hasta cuándo durará esto?
¿Cuáles considera usted que son las dos principales causas del aumento de la violencia en México?
¿Está vigente el Estado de Derecho en México? ¿Se vive un auténtico respeto a la ley?
¿Qué le pasa a México?
¿Podemos evitar instalarnos en el “nuevo” PRI?
¿Cómo superar siglos de tlatoanis y virreyes, de obispos y caciques, para empezar a ver democráticamente a las autoridades, incluso en la vida cotidiana?
¿Podrá nuestro sistema político recuperar la legitimidad y credibilidad que ha perdido ante los ojos de la sociedad?
¿Cómo sería México sino existiera la informalidad?
¿Cómo lograr una real y amplia participación social educada en los temas más importantes del país?
¿Es, pues, más feliz el ignorante? ¿Por qué las personas más conscientes son generalmente más infelices? ¿Lleva la lectura a la infelicidad?
¿Es necesaria la construcción de un nuevo paradigma para la educación?
¿De qué manera pueden las redes sociales ser la base de gestación de un movimiento social sólido, coherente y con ideología y exigencias claras?
¡Lo dejo a la reflexión!
Nos leemos la próxima Nornilandia