29 jun. 2016

PEÑISMO ABSTRACTO

@BarbaraCabrera

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”
Adolfo Suárez

PEÑISMO ABSTRACTO: Movimiento político gestado desde Atlacomulco, Estado de México; encabezado –actualmente- por Enrique Peña Nieto (EPN) aunque cuenta la leyenda que sus hilos (por aquello de ser un títere) los mueve el innombrable y su incómodo tío Arturo Montiel. Sus orígenes se remontan a la época de PRIcámbrico tardío cuya corriente es solapada por sus cuates, aplaudidores y bots; cuyas bases las encontramos en la mercadotecnia de los medios tradicionales y oficialistas de comunicación, encabezada por Televisa.
Un movimiento donde los cuates son los elegidos para conformar un gabinete, para junto a su cabecilla EPN aplicar una agenda lejana a las demandas ciudadanas y cercana a los intereses propios, internacionales y de manutención del poder; a ellos solo se les pide lealtad absoluta y llevar el mensaje a todos los rincones de México y el mundo.
Un movimiento sostenido por el ruido de sus aplaudidores, a los que no parece importarles sus carencias; no reciben “hueso”, si acaso les llega alguna que otra chichigua [expresión colombiana que refiere el poco valor de algo, insignificante] para mantenerlos contentos; ocasionalmente son tomados en cuenta, sobre todo para ser promotores de su “amado líder” y el voto efectivo a “su partido”; vitorean con especial convicción las hazañas de EPN.
Un movimiento cacareado por los bots –regularmente a sueldo- que inundan las redes sociales –en especial Twitter- con tres objetivos bien diferenciados: a) desinflar trending topic que osen ir en contra de la corriente denominada Peñismo abstracto; b) atacar a los detractores; y, c) posicionar temas coyunturales a pedido, para de esta manera mantener activo el movimiento.
Una corriente que tiene un lema secreto: “No quiero que me den, sino que me pongan donde hay” [conocido a voces, pero a ellos les gusta ignorar], traducido por los aplaudidores en expresiones como: “No importa que robe, pero que salpique”. Todo ello, sin olvidar que para la vieja guardia, como para el Peñismo abstracto “la moral continúa siendo un árbol que da moras”
La finalidad de este movimiento, ya se habrá percatado lector y el ciudadano informado, es conservar su poder para extender sus tropelías e imponer sus reformas. La meta inmediata: “Mover a México”. [Solo que no se sabe a ciencia cierta hacia dónde, aunque por sus imposiciones y omisiones, nos podemos dar una clara idea del rumbo]
Dicho movimiento encuentra aliados ocasionales: PAN y PRD [un ejemplo contemporáneo lo encontramos en el Pacto por México http://pactopormexico.org/], así como en cómplices de palestra conocidos como partidos satélite [recuérdese la alianza electoral “Compromiso por México” que agrupó al PRI y al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) que condujo a Enrique Peña Nieto a ser inquilino de Los Pinos, a partir del 1° de diciembre de 2012; así como múltiples alianzas electorales y gubernamentales que mantienen al PRI en el poder y gravitando en la escena pública al PVEM]
No obstante, de que el Peñismo abstracto inició con una masiva campaña propagandística, la cual continúa, goza de escasa legitimidad y se ha desdibujado de tal manera que cualquier acierto, lleva consigo varios tropiezos: el escándalo de La Casa Blanca que no se olvida; las desapariciones forzadas –destaca el caso Ayotzinapa-; la adquisición del avión presidencial; la reciente asistencia de EPN a Colombia para atestiguar la firma de la paz de aquél país, cuando en el suyo se vive de la ¡pas, bam, pum!
Por ello, en las grandes cúpulas dinosaúricas, se advierte de su presencia incómoda. Baste ver la debacle que sufrió en las recientes elecciones el 5 de junio, donde el PRI redujo su número de gubernaturas de 19 a 15, entre la que destaca Veracruz, considerado como la joya de la corona electoral; derivado de ello, el presidente nacional del PRI alistó maletas y dijo “me voy, pero no del todo”.
Actualmente, Los Pinos es la sede del Peñismo abstracto, los ciudadanos padecemos sus estragos. Hagamos lo posible para que finalice este escenario, el país ya está muy lastimado [#MéxicoLindoyHerido].
Lo he dicho y reitero ¡es tiempo de actuar! con acciones por mínimas que parezcan, lo lograremos. La máxima es #NoRendirse http://bit.ly/1AZ0s0w. México y sus ciudadanos, son más grandes que los partidos, gobernantes, representantes, políticos, instituciones e hipertrofia legislativa que lo mantienen cooptado. Lo dejo a la reflexión.
Es todo por hoy.
¡Nos leemos la próxima Nornilandia!