9 sept. 2015

RAZONES PARA NO OLVIDAR #AYOTZINAPA

@BarbaraCabrera

“Doblepensar significa el poder de mantener dos creencias contradictorias en la mente simultáneamente, y aceptar ambas”
George Orwell

“Soy el primero en asumir el pleno interés, no solo como Presidente de la República, sino porque la sociedad demanda y tiene razón en saber con verdad que fue lo que ahí ocurrió”, dijo el inquilino de Los Pinos, Enrique Peña Nieto [EPN]; en relación al caso Ayotzinapa, que tuvo como lamentable consecuencia la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos. Acontecimiento que está por cumplir un año.
Meses complejos se han vivido por parte de los padres y familiares, así como de la sociedad civil unida en un solo clamor y exigencia ¡que sean presentados con vida los 43!
Meses en que el gobierno con su caradura ha hecho gala de demagogia e ineficiencia, exhibida ahora por un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) [Aquí el informe íntegro https://drive.google.com/file/d/0B1ChdondilaHd29zWTMzeVMzNzA/view]
Meses han pasado desde aquella noche de Iguala, la que cambió a México, uno donde decimos ¡ya basta!. Ya basta de tanto cinismo, corrupción e impunidad. Ya basta de gobernantes ineptos que ante tales exhibiciones solo atinan a decir: “discúlpenme” y “también quiero saber la verdad”. ¡Que se puede esperar de alguien que dice estar moviendo a México, cuando lo está destruyendo! Y que además es ajeno a lo que ocurre más allá de su mundo, como ejemplo dice no conocer los detalles del caso Guatemala.
¿Será que en verdad EPN es tan ignorante y malinformado? ¿Dónde está su grupo de asesores? ¿Acaso solo invierte en peñabots para tumbar trending topic que le son incómodos?
Como están las cosas a Peña, de nada o muy poco le servirá lanzar a sus encapuchados a la red, cuando afuera la crispación social va en aumento; cuando los ciudadanos exigimos y trabajamos por un cambio; cuando a través de ejemplos internacionales sabemos que sí se puede.
Y es que el decir y el actuar de EPN y su gente -en relación al caso Ayotzinapa- constituye algo así como ese doblepensar orwelliano. De ahí que es ineludible expresar algunas razones para no olvidar Ayotzinapa:
·  Porque la ridícula hipótesis gubernamental de que los normalistas fueron calcinados, se ha desmoronado.
·   Por la valentía los padres y familiares que han dado ejemplo de lucha incesante.
·   Puesto que casos como éste no pueden, ni deben repetirse.
·   Porque la lucha por un mejor país no debe concluir.
·  Debido a que las escuelas normales rurales son el recordatorio de lucha, de supervivencia y de recordatorio de que el sistema educativo en México, agoniza.
· Merecemos y exigimos saber ¿Dónde están los 43?
Es todo en esta Nornilandia.
¡Hasta la próxima!