3 feb. 2015

FALTAN LOS CÓMOS, SOBRAN LOS PORQUÉS #Ayotzinapa #DesapariciónForzada

@BarbaraCabrera

“Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse”
Ernesto Sabato


Debilidad institucional, carencia legislativa, respuestas y acciones insuficientes, así como falta de disposición política para resolver una situación que va in crescendo en esta aún México Lindo y Herido, realidad que no es exclusiva de este país, y que es preciso afrontar y provocar acciones que posibiliten un cambio.

En estos días el Comité de Naciones Unidas contra las desapariciones forzadas se ha reunido en Ginebra, Suiza; el gobierno mexicano ha comparecido para rendir cuentas sobre el particular, y aunque se envió un informe previamente, las respuestas continúan siendo ambiguas, de promesas constantes y están rodeadas de líneas discursivas que se vuelven el camino de nunca llegar y de mucho padecer. Es importante distinguir la presencia de un grupo de padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa a dicha sesión, ocasión propicia para exponer el caso ante la ONU y denunciar las omisiones institucionales en este caso.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha propuesto ante dicho Comité algunas medidas que se deben adoptar para la atención integral en materia de desaparición de personas, y que considero oportuno divulgar para dar puntual seguimiento son:
1.   Existencia de un eficaz y exhaustivo Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas y necesaria expedición del Reglamento de la Ley del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas.
2.      Necesaria búsqueda y registro de fosas clandestinas.
3.      Creación de un Sistema Nacional para la Búsqueda de Personas Desaparecidas o No Localizadas y de Protocolos de Búsqueda.
4.      Creación de un Sistema Nacional de Información Genética.
5.      Fortalecer y unificar la información del Registro Administrativo de Detención.
6.      Necesario cumplimiento de sentencias internacionales.
7.      Expedición de una Ley General en Materia de Desaparición Forzada.
8.  Tipificación del delito de desaparición por particulares y la declaración general de ausencia por desaparición.
9.      Empleo de las fuerzas armadas en tareas de seguridad.
10.  Necesaria adopción de buenas prácticas internacionales en materia de derechos humanos.
Ante ello, ni siquiera el mismo gobierno puede responder con certeza a cuanto asciende la cifra de desaparecidos en México, el número que se maneja es de más de 22 mil, una cifra ya de por sí escandalosa; lo cierto es que a nivel federal existen tres bases de datos distintas de personas extraviadas y que cada cual difiere en sus estadísticas: el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED) https://rnped.segob.gob.mx/; el Programa de Personas Extraviadas “Dar contigo”; y, el Programa de Apoyo a Familiares de Personas Extraviadas, Sustraídas o Ausentes http://www.pgr.gob.mx/SPDA/search/consulta.asp, aunado a que cada Entidad Federativa tiene su propia información y numerología.
Al gobierno mexicano no le quedó otra, más que aclarar ante la ONU que la investigación del caso Iguala no se ha cerrado después de que la PGR informara “la verdad histórica” de lo acontecido la noche del 26 de septiembre de 2014. Constatamos –una vez más- que el síndrome de la chimoltrufia está enquistado en las instituciones, porque así como dicen una cosa, dicen otra.
Además, en la grandilocuencia discursiva el personero gubernamental –quien se hizo acompañar de 26 personas más de distintas dependencias públicas- dijo que “México está abierto al escrutinio y a la justicia internacional”; ya veremos si la evaluación, posicionamiento y resolución emitida por el Comité de Naciones Unidas contra las desapariciones forzadas, es acatada y cumplida.
Lo inverosímil en este y otros casos, es como cada vez más se debe acudir ante organismos e instancias internacionales para defender los Derechos Humanos; estamos ante una crisis donde el descrédito político-institucional aumenta y a pesar de ello en las grandes ligas prefieren no ver, no oír, no escuchar. Ellos sí que continúan creyendo que estamos en el país donde no pasa nada; y lo que ocurre es que pasa de todo y las fuerzas ciudadanas comienzan y continúan moviéndose para provocar el rescate de país, para dejar un mejor mundo al que encontramos. #NoRendirse es la máxima que nos mueve.
El caso #Ayotzinapa ha sido la gota que derramó el vaso, hoy el miedo ha sido superado. Ante la debilidad estructural del país, reitero mi convocatoria a la reestructuración del Estado mexicano y a un nuevo pacto social, promovido y trabajado desde las bases ciudadanas; para que dejen de faltar los cómos y los porqués nos conduzcan a una sociedad donde los desaparecidos forzados no sigan siendo la constante.
Por hoy es todo.
¡Nos leemos la próxima Nornilandia!
Para saber más, comparto:
  • Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas ‎[Texto íntegro] http://bit.ly/1z7SmRR
  • Consideraciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ante el Comité contra la desaparición forzada de la Organización de las Naciones Unidas. Informe Ginebra. Febrero, 2015  ‎[Texto íntegro] http://bit.ly/1ED3tKH