13 may. 2012

"e-PLAZA PÚBLICA"

@BarbaraCabrera

“Las redes sociales no constituyen solamente una tecnología, sino que son una producción espejo del mundo de la política”
#MíaFrase

De un tiempo para acá, las plazas públicas se han trasladado más allá del espacio físico. En esta era: la de nuevas tecnologías de información y comunicación las posibilidades de acción e interacción son infinitas. La sociedad de la información transita, avanza, no se detiene. El entorno es propicio para hacer política; localizar información, intercambiar puntos de vista sobre temas diversos, expresar opiniones; divulgar conocimientos; así como un amplio etcétera adecuado a la medida y posibilidades de cada individuo.

Inmersos en ésta vorágine y sin tecnofobia de por medio; hoy por hoy se sabe que 10 millones de mexicanos tienen una cuenta en Twitter, mientras 31 millones están registrados en Facebook. Cifra que se incrementa cada minuto que por igual alberga nativos y migrantes digitales.

Una de las particularidades donde las redes sociales tienen puesta la mirada en estos momentos es en la política; donde su papel es destacado, toda vez que coadyuvan a generar y provocar diversidad de tendencias: unas de las cuales son informativas, otras propositivas, además de las propias de las críticas suscitadas en tiempo real que cuando son llevadas a los medios tradicionales de comunicación o llegan tergiversadas o simplemente no son materia de alguna nota.

En esta tesitura, es oportuno subrayar que las campañas electorales están aprovechando todas las posibilidades donde las redes sociales no son la excepción: trending troping, tweets, retweet y hashtag dan la vuelta varias veces a la #Twittósfera; Mensajes en muros y likes rodean Facebook.

Es importante destacar que ésta será la primera ocasión en que viviremos la elección presidencial en la intensidad de Twitter y Facebook, donde ante la negativa del Instituto Federal Electoral de dar resultados a través de una herramienta denominada conteo rápido es seguro que través de la tecnosfera las tendencias serán del conocimiento colectivo. 

Lo cierto es que Twitter y Facebook -como dos de las redes más importantes y con mayor número de usuarios- han convertido en suyo el enigmático mundo de la política, espacios en los que coincidimos quienes andamos por estos sitios, han llegado para potenciar el espectro público. ¿Será entonces que esa construcción de ciudadanía proactiva y participativa a la que esta columnista aspira y convoca de manera constante y sonante se logré con la utilización de estos medios?  

¿O por el contrario sólo serán un obstáculo? ¿Ustedes que opinan?

Es todo por hoy.

¡Nos leemos la próxima Nornilandia!