16 may. 2018

UN SEXENIO QUE AGONIZA

Dra. Bárbara Cabrera

Admitámoslo, desde su inicio muchos anhelaban que este sexenio concluyera. La situación socio-política, ambiental, económica, educativa, financiera, de seguridad y contando no pueden estar en una crisis más aguda. Las reformas estructurales sirvieron como comparsas para imponer el plan sexenal en turno.
¿Ganas más? ¿Tu sueldo alcanza para una vida decorosa? ¿Tu vivienda (si es que tienes una propia) es adecuada para el bien vivir y cohabitar en armonía? ¿Tienes mejores oportunidades? ¿Cuántas veces al año sales de vacaciones? ¿Tu horario laboral permite tengas tiempo para ti y convivir con los tuyos? ¿Utilizas el transporte público, es digno? ¿En qué estado se encuentran las calles de tu colonia? ¿Te han asaltado? ¿Conoces a alguien que ha desaparecido? ¿Vives mejor, es decir tu calidad de vida se incrementó? Estas son solo algunas de las preguntas oportunas para reflexionar y llenarnos de acciones.
Hoy estamos ante un sexenio que agoniza, porque desde el comienzo se encadenó al anterior, ese que declaró la guerra al narcotráfico sin tener una buena estrategia, generando daños colaterales.
El sexenio agoniza debido a que su lema “Mover a México” no era precisamente dirigido al progreso, sino a ser un voraz contribuyente a la involución apuntalada y aplaudida por los beneficiarios del PRIcámbrico tardío.
El sexenio agoniza y si esto antes no le interesaba a Enrique Peña Nieto, que alguna vez expresó que “ningún chile nos embona”, y azuzó para que “hagamos bien las cuentas”, como pueden algunos creer que el candidato patrocinado por su partido, sería diferente.
El sexenio agoniza, simple y sencillamente porque el Peñismo Abstracto https://bit.ly/2tQpLtb jamás entendió la realidad de un país que creyó le rendiría pleitesía una vez impuesto en la silla del águila.
El sexenio agoniza debido a que solo fue aplaudido por los peñalibers https://bit.ly/2tMipHG y una y otra vez faltó el respeto a la ciudadanía.  

El sexenio que agoniza lo es por cochupos como la estafa maestra.

Y entre todo este caos y agonía gubernamental, aún existe la solidaridad y esperanza ciudadana, a la que me sumo ya que considero que aún estamos a tiempo para rescatar lo que nos queda de país. Una de esas nobles causas la tenemos en una espontánea campaña en redes sociales que bajo el hashtag que se convirtió en Trending Topic #AMLOmanía,  pone el ejemplo de reconstrucción del tejido social, al contribuir cada quien en sus posibilidades, creatividad y ganas con algo una vez que Andrés Manuel López Obrador llegué, como apuntan las apabullantes preferencias y encuestas, a la presidencia de la república. Mi contribución será y así lo tuitee: “Si gana AMLO, me sumo a la #AMLOmanía obsequiando varios ejemplares de mis #libros y brindando asesoría gratuita relacionada al proceso de investigación”
¡No permitamos que el siguiente sea otro sexenio que agonice!, demos rumbo a este país. Recuerda que este 1 de julio podemos dar ese gran paso para votar y botarlos, a los corruptos enquistados en el poder.
Por hoy es todo.
¡Hasta la próxima Nornilandia!