10 ene. 2018

LEY DE SEGURIDAD INTERIOR EN AÑO ELECTORAL

“El gobierno tiene miedo de perder el control, por eso crea múltiples leyes e instituciones para mantenerlo”
@BarbaraCabrera

Esta es la primera Nornilandia de 2018. Año plagado de complejidades y decisiones que determinarán el rumbo del mundo, en general; así como de México, en particular.
El año que se nos fue, dejó un obsequio no deseado: la Ley de Seguridad Interior. [Consultable aquí http://bit.ly/2mjc7u4] Con este “regalito” auspiciado por Enrique Peña Nieto y curuleros secuaces [véase en el siguiente enlace la votación de la LSI. Así en el Senado http://bit.ly/2CWfn8V (páginas 25 a 27)  y de esta manera en la Cámara de Diputados http://bit.ly/2mcuW1i] estamos, sin duda, ante la inminente y detestable militarización del país.
2018, año en que el 1 de julio votaremos 3,416 cargos. Ésta es considerada como la elección más grande y compleja de todas. Y como cereza en el pastel de la escasa democracia y creciente impunidad, aderezada por el miedo gubernamental se pretende combatir la violencia y el crimen organizado con la permanencia e irrupción en la calle de las Fuerzas Armadas. Se dice respetarán los derechos humanos ¿les creemos? Digo, por aquello de que para toda ley, existen letras chiquitas e interpretaciones diversas.
Y si eso no fuera suficiente, en 2018 se lanzarán 58.1 millones de bots para inducir el voto e influir en las redes, así lo revela un Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2017, realizado por Estadística Digital. De ahí la importancia de informarnos, estar atentos, contrastar información; para no caer en las garras digitales de estos especímenes.
Ley de Seguridad Interior y elecciones, desde mi perspectiva, formarán parte de una desesperada estrategia de control, para mantener al PRI en Los Pinos. Son para el gobierno y el mantenimiento del status quo, una siniestra mancuerna.
Y aunque el escenario pareciera borroso, hay algo que nosotros, los ciudadanos, podemos hacer: estar informados, contrastar información, generar y promover elementos de conocimiento y análisis al alcance de todos; vincularnos, organizarnos y sobre todo acudir este 1 de julio a votar; porque si TODOS asistimos a ejercer nuestro derecho a elegir, entonces pondremos en aprietos al sistema y el régimen comenzará a tomarnos en serio y créanme no habrá fuerza bruta que nos detenga.
Nota mental: Ya no podemos mandar al diablo a las instituciones y al orden impunemente establecido, de lo contrario nos caerá la Ley de Seguridad Nacional.
Es todo por hoy.
¡Nos leemos la próxima!