26 jun. 2013

“EL SAINETE DE MR. CORDERO”

@BarbaraCabrera

“Falta finura” (en referencia a la política mexicana)
Giulio Andreotti

...Y todo comenzó a mediados de mayo cuando Ernesto Cordero recibió un puntapié del bronco del norte; en efecto, este circo venido a pleito casero albiazul proviene de ese cambio en la Coordinación panista en el Senado de la República, cuando Gustavo Madero ceso a Mr. Cordero como líder de sus pares. Las reacciones no se hicieron esperar y van en franco crecimiento.
De hecho, el personaje que protagoniza esta Nornilandia, me motivó para que hace unos días lanzará el siguiente tweet y cito textual: “Mr. #Cordero, cuando pensé no figuraría más en la escena pública, llega con su show mágico-cómico-legislativo”.
El aludido es un “actor” a quien tal vez recuerden por su declaración “con 6 mil pesos alcanza” y por lanzarse a la yugular de Josefina Vázquez Mota para lograr la candidatura presidencial del PAN. El resto es historia.
A consecuencia de su destitución, los espectáculos en cartelera, cuyo escenario es la palestra pública son variados, veamos los más recientes:
1) Los corderistas (que no son más que calderonistas disfrazados) tomaron la Tesorería del PAN en el Senado, lo que derivo en denuncia penal, misma que no fue ratificada por el ahora coordinador Jorge Luis Preciado, bajo el argumento de que desea dejar atrás ese episodio para concentrarse en apoyar las campañas en las 14 entidades que tendrán elecciones el próximo 7 de julio. Dicen de uno y otro bando que están limando asperezas. Veamos cuanto les dura. Si pudiera dar un nombre a esta obra, ésta sería “Podremos denunciarnos, pero nunca nos haremos daño”
2) La información se hace pública y hoy sabemos que durante la gestión de Cordero Arroyo como Coordinador, se destinaron recursos públicos para comprar joyas, botellas de ron, artículos de lujo de la marca Louis Vuitton, orquídeas de mil 800 pesos, dulces, chicles, cigarros, tintorería, boleadas de zapatos, una camiseta deportiva de los Xolos de Tijuana y hasta botellas de champú para evitar la caída del cabello –tal como lo documento Reforma-. La obra se llamaría: “Soy totalmente Senador”
3) Los Senadores panistas, se repartieron 16.3 millones de pesos –dicen que para actividades legislativas-, al trascender esta información, se mostraron sorprendidos y después de aventarse la bolita los unos a los otros, arguyeron que se trató de un error administrativo y hasta el cierre de esta columna no ha quedado claro si fue en una gestión u otra. Esta tercera obra se denominaría: “Con dinero y más dinero hago siempre lo que quiero”
Baste lo anterior para ejemplificar y comprender –más no justificar- ese sainete del que nos ha tocado ser testigos.
Importante es no perder de vista, que el de los panistas no es el único caso de despilfarro y opacidad en el uso y destino del dinero público. Priístas, Perredistas y partidos menores habrán de ser auscultados para exigirles una verdadera rendición de cuentas, con todo lo que ello implica.
Lo que se reparten se trata de recursos públicos pagados con nuestros impuestos. Entonces podemos decir el boleto para ser espectadores de este tipo de actos jocosos, dramáticos y populacheros conocidos como sainetes, tiene un costo muy elevado.
Cordero lo niega, dice que quieren empañar su trayectoria política. Madero lo espuria. La mayoría de sus correligionarios le entraron con singular entusiasmo a este sainete sin medir las consecuencias. Se han dicho corruptos, traidores, hipócritas, cínicos y aviadores.
¿Será que en todo este sainete Cordero, Madero y sus azules correligionarios aplican como máxima aquella frase de Groucho Marx que dice que la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados?

Por hoy es todo.

¡Nos leemos la próxima Nornilandia!