17 jul. 2012

“MENOS DÍAS CALDERÓN”


@BarbaraCabrera

“Las dificultades aumentan conforme se aproxima uno al fin”
Johann Wolfgang Goethe

Aunque en diversas columnas he referido aspectos críticos analíticos referentes a quien habita Los Pinos desde el 1 de diciembre de 2006; cuyo alquiler fenece el próximo 1 de diciembre, es la primera ocasión en que le dedico una Nornilandia exclusiva al michoacano de 50 años, abogado de profesión, egresado de la legendaria Escuela libre de Derecho. Militante activo del Partido Acción Nacional.
En su trayectoria partidista ha sido secretario nacional de Acción Juvenil, secretario de estudios y secretario general del partido político al que pertenece hasta llegar a ser su Presidente (entre 1996 y 1999). En su andar por la palestra pública tenemos que en 1995 este personaje fue candidato al Gobierno de Michoacán sin obtener el triunfo electoral. Posteriormente fue representante por mayoría en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Ha sido dos veces Diputado Federal. Coordinó de 2000 a 2003 el Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados.
Durante el sexenio de su antecesor –Vicente Fox Quesada- ocupo unos meses la Dirección de BANOBRAS, hasta ser nombrado Secretario de Energía donde permaneció hasta 2004, cargo al que renunció para buscar la Presidencia de México.
En efecto, me refiero a Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quien se autonombro como el “Presidente del empleo”, aquel que en plena campaña hacia alusión de manera entusiasta a sus manos limpias, manos firmes y cito textual: “tengo las manos limpias. Con estas manos limpias voy a entrar a la presidencia, con estas manos voy a salir en el 2012. Manos limpias, manos firmes, manos de México y para México”
Recientemente, Calderón Hinojosa concedió una entrevista al rotativo español El País, específicamente el 14 de julio de 2012, de la cual destaco algunas de sus palabras, después de las cuales van mis percepciones, análisis y cuestionamientos.
 “Para que haya democracia, se requieren demócratas” y “mi pacto es con la ley, con la Constitución y con la democracia” Me gustaría Calderón nos diera cátedra de cual es su concepto de democracia; ya que lo utiliza de manera reiterada y hasta abusiva. Ahora bien, aprender en aula el adagio dura lex, sed lex desde mi perspectiva no implica que deba ser trasladado a la vida nacional de manera literal.
“Mi conclusión es la misma: creo que la estrategia que hemos puesto en marcha, que tiene tres ejes: combate al criminal, reconstrucción de instituciones en materia de seguridad y justicia y la restitución del tejido social, que está muy deteriorado en México-, es la vía que se tiene que seguir” Después de los resultados obtenidos, a la vista de todos ¿no creen mis lectores que era imperativo modificar la multienfatizada estrategia? De manera lógica cuando algo no funciona a nuestro alrededor solemos cambiar las formas. Por otro lado, ¿Reconstrucción de las instituciones de seguridad con Genaro García Luna al frente de la (in) seguridad de este país? Esta contestación me parece eminentemente discursiva y México no tiene tiempo para eso en estos momentos.
Afirma Felipe Calderón en dicha entrevista que el país está mucho mejor con respecto a hace seis años, pero solo en lo que respecta al fortalecimiento de instituciones; no así tratándose de la violencia y es arrojado al expresar que ésta va en descenso. Reconoce la “gran cantidad de homicidios en México, que por supuesto lamentamos, pero los que cometen esos homicidios son los criminales” Sin duda, esta es una contestación que ustedes o yo -como ciudadanos de a pie- podemos dar ¿pero quien dirige los destinos de una nación? Es oportuno invitar a Calderón a que lea, analice con toda calma las XX fracciones del artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos mexicanos.
A pesar de que en cadena nacional, la noche del 1 de julio vimos como Felipe Calderón Hinojosa esbozaba una sonrisa victoriosa al anunciar que Enrique Peña Nieto era el virtual triunfador de la contienda; y, por ende su sucesor; ahora su “sentir” es otro, va manifestando –y en su entrevista con El País no fue la excepción- que es reprobable la compra de votos porque se coarta la libertad con la que el elector acude a la casilla. No obstante, ni él como panista distinguido –por lo menos así lo consideran algunos- ni quien fuera la candidata; ni mucho menos quien preside el PAN nacional interpusieron recurso alguno. ¡La democracia señores se vive, se pide, se ejerce, se gana; no se calla, no lo olviden! Cuando la actuación y el discurso son divergentes, es difícil creerle a Calderón.
Mis expectativas sobre dicho personaje y su desempeño fueron y siguen siendo dudosas. Tendrá sus exacerbados defensores. No obstante, no es posible defender aquello que inicio y concluirá sin un proyecto bien definido; Con colaboradores reciclados movidos de un puesto a otro por el rasgo de desconfianza que caracteriza a Calderón. Con un partido que no estaba ni está de su lado. Partido político que ha sido derrotado desde sus bases.
Veremos a partir del 2 de diciembre de 2012, una vez que Felipe Calderón ya no habite en Los Pinos que eventos se suscitan. ¿Se quedará a vivir en México tal como dice es su objetivo? ¿Se irá a trabajar al Centro Fox como irónicamente se ha sugerido? ¿O tal vez formará su propia organización? ¿O de plano es seria su afirmación de no descartar otro cargo público?
Sea como sea, tal como nos saluda cada mañana en Twitter @Zaratustran “menos días Calderón”. Después vendrán otras historias.

Por hoy es todo.
¡Nos leemos la próxima Nornilandia!