7 dic. 2016

¿NO HAY QUINTO MALO #EPN?

@BarbaraCabrera

“Una sola cosa nos explica bien la historia y es en qué consisten los malos gobiernos”
Thomas Jefferson



Ante unos 8,500 empleados de la burocracia federal, su “abnegada” y silenciosa esposa Angélica Rivera e integrantes de su Gabinete, el inquilino de Los Pinos, Enrique Peña Nieto peroro por casi una hora en razón al inicio de su quinto año de “gobierno”. Entre otras cuestiones expreso: -“Nos quedan dos años por delante, lo que tenemos que hacer es redoblar el paso, trabajar en alcanzar las metas que nos hemos trazado. No es momento de estar descubriendo el hilo negro, y de estar inventando, y de estar incorporando nuevas cosas; sino de concentrarnos en esas tareas y en esos objetivos que están trazados, y por los que hemos venido trabajando”- y continúo diciendo -“No les pido que hablen bien del Presidente. Dejen que el juicio de la historia hable del Presidente. Pero a ustedes, mis compañeros en el servicio público, sí les pido que hablemos y nos multipliquemos en hacer saber a otros lo que desde el Gobierno entre todos estamos haciendo”-


Abro paréntesis debido a que de dicho discurso, las preguntas son bastantes ¿Cuáles objetivos? ¿A qué metas se refiere? ¿Qué tareas? ¿Algún mensaje directo a los peñabots? digo porque aquello de “Mover a México” suele causar escozor, incluso desde la palestra ciudadana se reconoce como “Joder a México” [http://bit.ly/2fe2hFp] Cuando EPN alude al “hilo negro” ¿Querrá decir que esa fue su “filosofía” los años que antecedieron? ¿Acaso eso incluye a las polémicas reformas estructurales? ¿Entonces su sexenio se ha tratado de un vulgar experimento? Cierro paréntesis dejando éstas interrogantes para la reflexión.

En dicho acto, donde solo los aplaudidores fueron convocados, se vio a un Enrique Peña Nieto activo, saltándose el protocolo sin importarle el que dirá el Estado Mayor Presidencial; se tomo selfies con los asistentes, sonrío, brinco, celebro como aquel Rock Star que fue durante su precampaña y campaña rumbo a la presidencia de la República.
Peña Nieto insiste en que las reformas estructurales son sus grandes logros, enfatizó la de telecomunicaciones, energía, educación y la de seguridad, las que desde su imaginario colectivo y desde la perspectiva del peñismo abstracto [http://bit.ly/29ozYkc] han aportado beneficios al país.
Son tantos los vítores que EPN hace de “su gobierno” que tal pareciera que a fuerza de repetición dicho personaje anhela que “su realidad” sea verdad, implorando con discursos le crean, le aplaudan y con ello ser lo que nunca ha sido: legitimado y querido por el pueblo de México. Esto no pasará, estamos ante un sexenio desde sus inicios deslegitimado, desacreditado, vilipendiado.
¿No hay quinto malo EPN? no lo creo. Tratándose del inicio de este enigmático año del sexenio, será que dicha expresión popular, cobre otro significado.
Y no, no dejemos que exclusivamente el juicio de la historia juzgue a quien hoy se ostenta “presidente”. Hablemos hoy, juzguemos hoy; cambiemos las cosas hoy. ¡Ya basta de decir que no se puede!
Es todo.
¡Hasta la próxima Nornilandia!