9 dic. 2015

¡AVANZA LA #IGNORANCIA!

“Un ciudadano que no comprenda y asimile la situación de su país, es presa fácil de los malos, corruptos e ineficientes gobiernos; con todo lo que ello implica”
@BarbaraCabrera

Y no, con el título de esta Nornilandia no quise hacer referencia y remembranza a aquél juego televisivo de los ochentas [Corre GC Corre] donde ante la errónea o nula contestación de los participantes, se les avergonzaba pidiendo que avanzará la ignorancia; dicho juego se convertía en un reto y en la necesidad de contestar bien, para evitar que el personaje representante de la ignorancia, avanzara y, por ende, no les ganara.
Después de este breviario cultural y volviendo a esta época, fue a mediados de octubre cuando Ipsos MORI [encuestadora británica] llevo a cabo un estudio llamado Perils of perception 2015 [“Los peligros de la percepción 2015”] en el cual se estima que tan equivocados están los ciudadanos de cada uno de los 33 países analizados, acerca de las problemáticas que aquejan sus respectivas naciones.
El tamaño de la muestra: aplicación de 25,556 entrevistas.
Las naciones incluidas: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Hungría, India, Irlanda, Israel, Italia, Japón, México, Montenegro, Noruega, Nueva Zelanda, Perú, Polonia, Rusia, Serbia, Sudáfrica, Suecia y Turquía.
Las temáticas respecto a las cuales se les cuestionó a los participantes, giraron en torno a: Acceso a Internet, obesidad, inmigración, religión, adultos mayores, equidad de género en la política y en materia laboral, edad promedio de la población, nivel de escolaridad, población en áreas rurales; y, salario promedio de un trabajador.
En este ambiente y dados los resultados obtenidos, trasciende que México ocupa el nada honroso primer lugar; es decir, nuestro país encabeza el índice de ignorancia de la realidad nacional. [Para conocer el estudio completo Perils of perception 2015 de Ipsos MORI, clic aquí http://bit.ly/1MXfehh]
¿Y cómo repercute esta situación en los ciudadanos? ¿Qué efectos genera no conocer lo que acontece en el país?
Definitivamente, no saber, no conocer, no entender; no es, como dijera el adagio popular, sinónimo de felicidad. En este caso, la ignorancia conduce al caos y el caos frena el progreso y trae como consecuencia repetir –una y otra vez– los mismos errores que, como lo percibimos y padecemos incrementan la corrupción, impunidad, opacidad, complicidad, déficit, inseguridad.
Para ejemplificar, situémonos en el espectro político, he aquí algunas muestras recientes de ignorancia gubernamental y otras linduras [que conste, únicamente se trata de una pequeñísima parte, de lo contrario este texto ameritaría una enciclopedia de incontables tomos], veamos:
·   Enrique Peña Nieto es el principal elemento de corrupción en México, quien para minimizarla ha dicho que se trata de una cuestión cultural; para muestra baste una Casa Blanca.
·   Recientemente, los Senadores [la mayoría] galardonaron a Alberto Bailleres con la medalla Belisario Domínguez, quien a cambio les regaló a estos curuleros un peine de bolsillo, eso sí ¡totalmente Palacio de Hierro!
·      Aurelio Nuño, quien ostenta la titularidad de la Secretaría de Educación Pública, amaga –una vez más- a profesores disidentes con retirarlos del servicio, por “sabotear” la evaluación educativa en Guerrero.
·   Corto-corto largo-largo, seguramente será el nuevo saludo en la Secretaría de Relaciones Exteriores. Claudia Ruiz Massieu, su titular “viste a la moda” y no quiere que sus empleados se queden atrás; trasciende que éstos han sido invitados a un curso que, entre otros rubros, incluye: tendencias, peinarse bien, maquillaje, cuidado de la piel y reglas de etiqueta.
En esta tesitura, es preciso reflexionar ¿Estamos representados adecuadamente por los legisladores? ¿Existe una eficaz aplicación de políticas públicas? ¿La justicia es equitativa y aplicada igual para todos? ¿Están de acuerdo con el sistema e instituciones? ¿Cómo ciudadanos: participamos, observamos, proponemos? Si la respuesta es no, no, no, no y no; entonces será necesario actuar de inmediato y que ¡tomemos las armas! [http://bit.ly/1we96cg], sin olvidar que se trata de #NoRendirse [http://bit.ly/1AZ0s0w]
Así es, mis lectores ¡avanza la ignorancia! Y desafortunadamente no se trata de un juego en el cual sea posible comenzar de nuevo, sin consecuencias. Es tiempo de hacer algo, de revolucionar; de conocer, para actuar en consecuencia.
Es todo por hoy.
¡Nos leemos la próxima Nornilandia!